מֶלֶךְ בְּיָפְיֹו תֶּחֱזֶינָה עֵינֶיךָ תִּרְאֶינָה אֶרֶץ מַרְחַקִּים -Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ λόγος, καὶ ὁ λόγος ἦν πρὸς τὸν θεόν, καὶ θεὸς ἦν ὁ λόγος.

Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios.

Lucas
23:42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 23:43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

viernes, 15 de abril de 2011

El árbol de la vida o el árbol de la muerte.

Por: Erick Simpson Aguilera


El ser humano se encuentra en estado de shock, maravillado y estupefacto al contemplar su entorno; todo lo que le rodea en un mundo lleno de bellezas naturales, a saber, la flora, la fauna, los cuerpos celestes (astros, planetas y estrellas), y al contemplarse a sí mismo, y ante semejante creación plena de seres vivientes y elementos inertes, miles de preguntas bombardean al hombre que asombrado se cuestiona:

¿Quién hizo todo esto?, ¿quién me hizo a mí?, ¿de dónde salimos?, ¿qué hacemos aquí?, ¿por qué si soy diferente a los animales, en el sentido que puedo discurrir, formular ideas, hablar, construir, crear, y dominar mi entorno, sin embargo, al igual que ellos estamos a merced de los elementos, requerimos de alimentos, agua y aire, compartimos los mismos sentidos y nuestro fin es el mismo, la muerte?, ¿qué hay después de la muerte?, ¿a dónde vamos cuando morimos?, ¿por qué  somos esclavos del trabajo, el tiempo y el espacio?

Y por último, se cuestiona perplejo el hombre: ¿por qué en un mundo repleto de belleza y armonía, el ser humano es incapaz de disfrutar y vivir una vida plena de felicidad, y persiste en nuestros espíritus una sensación de vacío y dolor?, ¿por qué todos los seres humanos tienen la tendencia de dañarse unos a otros, a los animales y al planeta?, ¿por qué no se acaban las guerras, por qué no existe la paz en este planeta?, ¿por qué  el llanto, dolor, enfermedad, vejez,  y tristeza, son patrimonio de todos los seres humanos por igual, desde que nacemos hasta la muerte, sin importar nacionalidad, clase social, estatus económico, raza, credo, ni religión?

Todos vivimos con una sentencia de muerte a cuestas, y estamos condenados a muerte desde que nacemos e ingresamos a este plano de existencia con un llanto. Dicho sentimiento de sentencia a muerte, dicha sensación de peligro, la suprimimos de nuestra mentalidad consciente, de manera que, podamos sobrevivir en este mundo el tiempo de vida que nos toque, con una mente lo más estable y saludable posible, en virtud que, si viviéramos cada minuto pensando en que en cualquier momento podemos morir, enloqueceríamos y haríamos de nuestra estadía en este planeta, un calvario mucho más difícil de lo que ya es.

Sin embargo, dicho mecanismo de defensa no funciona en nuestra psique. Nuestra alma y mente inconsciente, sabe muy bien que, algo anda mal en este mundo y que nuestro dia de pasar al plano espiritual, a la eternidad por medio de la muerte, es inevitable, es decir, nadie engaña su yo interno, el cual conoce  muy bien que sus dias están contados, razón por la cual, el ser humano nunca alcanza la plenitud en este plano terrenal.

De suerte tal que, ante la realidad asfixiante de encontrarse varado en un planeta maldito, el ser humano se ha conseguido una serie de “calmantes” ilusorios que le ayuden a suicidar su yo espiritual, de manera que logre acallar esa voz interior que no lo deja tranquilo.

Uno de esos calmantes es, el amor a acumular riquezas, como si ellas pudieran calmar su sed interior, como si ellas pudieran callar esa voz interna que le grita que algo anda mal es este planeta, como si ellas pudieran llenar el vacío que persiste en su ser, como si ellas pudieran garantizarle comprar un paraíso perdido, un Jardín del Edén lleno de felicidad donde nada pueda dañarlo y viva alegre por la eternidad, pero, al final de esa loca carrera por acumular riquezas egoístamente, al rico le acontece lo mismo que al pobre, envejece y muere y las riquezas que acumuló en su vida terrena, de nada le servirán en la eternidad, desnudo como vino, desnudo vuelve al polvo de la tierra, porque polvo es, y dicha realidad de impotencia ante la expectación de la muerte, le amarga su existencia, la cual se torna cada dia más oscura, triste, egoísta y soberbia.

Otro calmante conque se dopa la humanidad tratando de ignorar lo que representa vivir en un loco planeta como el nuestro con la expectativa de la muerte que nos espera a cuestas, es la "diversión", definida para los efectos como, la búsqueda de diversos placeres y deleites, por medio de la música, baile, fiestas, discotecas, celebraciones, alcohol, drogas, sexo liberal, etc.

Si miras a tu alrededor, veras a la mayoría de la humanidad manejarse por instintos muy básicos, veras una humanidad adicta a la "diversión", una humanidad que solo vive para “gozar” la vida, que solo piensan en la próxima rumba, en la próxima juerga, en la próxima borrachera; dicha manera "alegre" de vivir la vida, también la vemos promovida en la televisión con su oferta de entretenimiento barato para mantener a las masas dopadas y atontadas cual borregos y suprimir su capacidad de pensar en temas espirituales y eternos que trascienden este plano de existencia terrenal, pero que son tan reales como el sol que sale todos los días, toda vez que, tarde o temprano, todos moriremos, y, ¿qué nos espera después?

Así vemos una juventud, y otros no tan jóvenes, sumergidos en el mundo de los deleites y placeres, y según ellos están “gozando la vida”, pero entonces ¿por qué te sientes tan vacío, seco y miserable cuando se acaba la fiesta?, ¿por qué lloras en la noche cuando estas a solas, y esperas con ansias que comience la próxima rumba para tratar de acallar esa voz interior que te recuerda tu existencia sin sentido, y terminas atrapado en un círculo vicioso en el cual siempre necesitas más alcohol, más drogas, más fiesta, más sexo, más rumba, más juerga, para saciar  tu sed espiritual que nunca se apaga y cada día te sientes más miserable y vacío, sin hallarle sentido a tu triste existencia en este planeta? ¿por qué?

También existen otra clase de seres humanos que están un nivel mental arriba de los que se mueven por los instintos básicos de comamos y bebamos que mañana moriremos, estos son los intelectuales que todo lo “resuelven” con el "calmante" llamado raciocinio, creyendo que el hombre es su propio dios, y que su limitada y finita mente caída, puede explicar todos los enigmas de la existencia humana y del universo, cuando ni siquiera vivimos el tiempo necesario para conocernos a nosotros mismos, y no obstante, estos adictos al raciocinio, se atribuyen el “conocimiento y sabiduría” para desentrañar todos los misterios del universo y origen de la vida en la tierra. 

Dichos personajes, se auto-proclaman "sabios" y son en su gran mayoría ateos; son hombres de ciencia y profesionales de diversas ramas y disciplinas, los cuales son tan “sabios” que han llegado a la conclusión que, todo este universo inteligente y lleno de vida, surgió a raíz de una explosión (Big Bang), y que el hombre es un simio en versión mejorada, en fin, estos son los "sabios" modernos y de antaño que tratan de mofarse de los creyentes y ningunear nuestra fe, pero, resulta ser que se necesita mucha más fe para creer en sus teorías de explosiones que construyen planetas, estrellas, seres vivos, y organismos de gran complejidad, que para creer en el Único Dios Verdadero y Creador del universo entero.

No obstante las fabulas de estos señores de “ciencia”, la verdad es una sola, nuestro esquema mental natural, nos indica que, las explosiones no crean, solo destruyen; ni siquiera algo tan simple como un reloj, me aceptarían ustedes como explicación de su existencia, la explosión de una bomba, explicación que rayaría en lo ridículo, sin embargo, estos hombres de “ciencia” quieren que aceptemos que hace millones de años atrás cuando ellos ni existían, pero son tan “sabios” que hay que darle crédito a sus creencias, una explosión creó un universo tan complejo e inteligente y la vida en la tierra, porque el universo se esta expandiendo hasta hoy dia, es decir, como el universo esta en expansión, eso significa (según ellos) que una explosión creó todo esto, que maravilla no, en fin, allá los que opten por creer en semejante explicación para los orígenes.

Ojala alguna explosión atómica de los vastos arsenales que hay en la tierra, les faciliten a estos "sabios" un antídoto contra la muerte, porque, la realidad es que todos estos filósofos y científicos ateos, al igual que al resto de los mortales les espera la muerte, valga la redundancia, de modo que, sería una locura jugarte la eternidad por lo que diga un hombre tan humano y asustado como tú, el cual al igual que tú, también se enferma, envejece y muere, y nunca vivió los millones de años atrás acerca de los cuales inventa teorías, ni ha trascendido al plano espiritual, al umbral de la muerte y luego regresado, como para andar hablando de lo que no saben, los cuales hoy creen una cosa y al cabo del tiempo, se inventan una nueva teoría que desmiente la anterior o van amalgamando las viejas teorías  con otras nuevas, creando una suerte de coctel religioso que mas que ciencia, constituye una nueva fe alejada del método científico de reproductividad y experimentación, que ellos mismos defienden.

Es oportuno destacar que, sin desmerecer los logros de la ciencia, tampoco podemos pasar por alto que, la sabiduría humana de estos científicos es la que se utliza para crear armas de destrucción masiva con capacidad de barrer la vida en la tierra; el hombre con toda su ciencia y sabiduría, caídas y corrompidas, fabrica formas de auto-exterminarse, formas de acabar con el planeta, formas de explotar y esclavizar a su prójimo.

Las potencias mundiales, que son quienes más científicos tienen, controlan los recursos naturales, los monopolizan, los ponen a disposición de una pequeña elite, mientras niños mueren de hambre en todo el mundo, pero, el hombre científico y "sabio", egoísta y malo por su naturaleza caída, prefiere gastar los recursos que aliviarían el hambre en el mundo, en armamentos para controlar por medio de amenazas a su prójimo.

Aquí se demuestra que algo no funciona en la tierra y que todo el adelanto tecnológico de la ciencia, no ha servido para librar al hombre de su pobre condición caída, todo lo contrario, ha incrementado su maldad contra su prójimo, los animales, la flora y el planeta entero; ahí tienen los inútiles fines de la sabiduría terrenal que le da la espalda al Creador.

También existen aquellos seres humanos más sensibles a los temas espirituales, quienes han llegado a la conclusión de que hay algo más allá, de que existe un Ser Supremo que es el origen de todo lo que nos rodea, incluidos nosotros mismos, y a quien le rendiremos cuentas cuando pasemos el umbral de la muerte.

Sin embargo, dicho nivel de conciencia no nos garantiza la eternidad, toda vez que, el ser humano desde los tiempos de Caín, sabe de la existencia del Dios Creador, pero, en virtud de las santas demandas de Dios, prefiere ignorar el camino trazado por él (Dios), y apela al calmante conocido como "religión", mediante el cual pretende acercarse a Dios por sus propios caminos, méritos, metodologías, y rituales, sin tomar en cuenta que, el que dicta las pautas es El Creador y que solo existe un camino para llegar a él.

Así vemos que, Caín se inventó su propia religión y sistema de adoración humano, y años después un post diluviano inventó la religión del misterio, la gran babilonia, que es la madre de todas las abominaciones y sistemas de creencias falsos; a cualquier sistema religioso falso puede rastreársele su origen hasta Nimrod.

El asunto es, que el ser humano por naturaleza casí siempre, se desvía del camino establecido por Dios y opta por una ruta independiente que lo lleva al despeñadero y la perdición. Siempre escogemos mal, y hasta hoy en dia estamos pagando las consecuencias de nuestras malas decisiones. 

Pero, para decidir como Dios espera de nosotros, debemos de basarnos en su palabra, en virtud que, como dijo Jesús, ella es la que da testimonio de él. Cuando analizamos las escrituras y decidimos creer en ellas, muchas de nuestras grandes dudas existenciales encuentran respuestas, para descanso de nuestras almas. 

Analicemos por ende, los siguientes pasajes de las escrituras que tratan acerca de los orígenes y la caída del hombre:

Génesis
Capítulo 2

2:1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. 
2:2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 
2:3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. 
2:4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, 
2:5 y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, 
2:6 sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra.

Génesis

1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 
1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 
1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 
1:29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. 
1:30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así. 
1:31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Génesis

2:7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.
Génesis 2:8 Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. 
2:9 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

Génesis 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase
2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 
2:17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. 
2:18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. 
2:19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. 
2:20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. 
2:21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. 
2:22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. 
2:23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. 
2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 
2:25 Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Génesis 3:1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 
3:2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 
3:3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 
3:4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 
3:5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 
3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 
3:7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. 
3:8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. 
3:9 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 
3:10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. 
3:11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? 
3:12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. 
3:13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. 
3:14 Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 
3:15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. 
3:16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. 
3:17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 
3:18 Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. 
3:19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. 
3:20 Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes. 
3:21 Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió. 
3:22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. 
3:23 Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 
3:24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

En el texto previamente citado, vemos como el ser humano fue creado por Dios a su imagen y conforme a su semejanza, sin embargo, al ser tentado por Satanás, cede ante la propuesta engañosa según la cual, al desobedecer la palabra de Dios, ellos serian como dioses, espera un momento, pero si el hombre (me refiero a la humanidad) ya era imagen y semejanza de Dios, ¿cómo abraza entonces la agenda de un ángel caído que aspiraba el mismo a ocupar el lugar de Dios, y sus intentos fueron fallidos, pero  ahora (hablando en retrospectiva) quiere desviar al hombre del camino proponiéndole desobedecer a Dios para ser semejante a él?

En este punto, es importante destacar que, no es lo mismo que el hombre sea semejante a Dios, a pretender que un Dios Todopoderoso, OmniscienteOmnipresente, Sabio y Creador de todo cuanto existe, es semejante a nosotros, parece lo mismo pero no lo es, y por esta razón el hombre cayó, porque no le bastó ser imagen y semejanza de Dios, también quería (y aun quiere, como prueba la idolatría) un Dios a su imagen y conforme a su semejanza.

raíz de esta mala decisión del hombre, vivimos ahora en un mundo maldito, lleno de dolor, llanto, caos, guerras, desastres naturales, y maldad. En definitiva, sale muy caro rechazar la palabra de Dios y seguir al ángel rebelde, como quiera que, le costó a la humanidad el huerto con todas sus bendiciones y ahora vivimos afuera del Edén con todas las maldiciones que a diario experimentamos.

Entiendo que, algunos exigen algo más que el génesis para explicar el porque de su dolor, de la muerte, de las guerras, enfermedades, vejez, de los tsunamis, terremotos, del hambre, etc., y por la propia dureza de su corazón, y por una actitud de venganza y rebeldía (culpan a Dios de sus males) rechazan la palabra del Señor y tratan de ridiculizarla, y desacreditarla por lo que para sus mentes entenebrecidas y caídas representan contradicciones bíblicas.

Ahora bien, es preciso destacar que, un error que a menudo cometen los que se acercan a la biblia para buscar contradicciones, es que, pasan por alto el contexto y trasfondo histórico de los textos y tratan de interpretar los mismos desde una óptica y contexto actual; craso error. Si examinamos los pasajes difíciles de la biblia con lentes actuales y no con los lentes de aquellos que vivieron en las épocas en cuestión, nuestra hermenéutica será muy pobre y de allí que los resultados sean confusiones y contradicciones.

Temas contextuales a tomar en cuenta acerca del texto objeto de nuestro estudio son los siguientes: Adán y Eva fueron creados adultos, pero no tenían conocimiento practico de lo que era la muerte, ni el bien y el mal, que vivían en un paraíso lleno de armonía y belleza, no como nosotros hoy en dia que habitamos una tierra estéril, hostil, llena de espinos, cardos, maldiciones, dolor, muerte, llanto, tristeza, guerras, enfermedades, injusticias, desastres naturales, contaminación, pobreza, asesinos, violadores, ladrones, etc.

Otros temas a tener en cuenta son  los siguientes: los animales eran mansos, no había depredación, la tierra estaba en su máximo apogeo de productividad y juventud, no había sido sometida a los cataclismos diluvianos que transformaron el ecosistema posteriormente, los seres humanos vivían hasta 900 y tantos de años después de la caída hasta el diluvio, imaginémonos entonces como seria cuando todavía eran inmortales y no habían sufrido los estragos del pecado en sus cuerpos, almas y espíritus.

Es decir, nosotros que solo hemos experimentado la tierra actual que está bajo maldición, que  conocemos animales que viven de la depredación, que nacemos en pecado y bajo maldición, que con el sudor de nuestra frente conseguimos el pan, que vivimos con una sentencia de muerte encima, que si acaso vivimos 70 años, que estamos a expensas de las enfermedades, accidentes y desastres naturales, que tenemos conciencia de las guerras que asolan al planeta, de la contaminación ambiental que amenaza con cambiar el clima y desatar el apocalipsis, no tenemos ni idea de lo que significa vivir en un jardín del Edén en un estado de perfección y santidad, donde hablamos con el Dios Creador cara a cara, donde no nos sorprende que un animal que forma parte de ese mundo diferente pueda hablar, donde cabe la posibilidad que el hombre tuviera desarrollados otros sentidos espirituales y extrasensoriales que le permitían comunicarse con los otros seres creados, en fin, las posibilidades son muchas.

Claro, si me dices que un hombre de la actualidad puede mantener una plática con una serpiente, te diría que estás loco, pero, reitero, no estamos hablando de los mismos tiempos ni de las mismas condiciones naturales y espirituales, aunado al hecho de que, de alguna manera, un ángel caído al que conocemos como Satanás, utilizó a la serpiente para tentar a nuestros primeros padres. Si, ya sé que resulta difícil de creer desde una óptica actual, y con nuestra mentalidad más que evolucionada como muchos creen, involucionada, deteriorada y degenerada por el pecado y caída del hombre y por el tiempo transcurrido desde los días de los orígenes, el cual ha borrado nuestras memorias colectivas y condicionado nuestra existencia a un plano limitado y material en detrimento de nuestro espíritu, que en otrora tenía un nivel superior.

El punto es que, no es lo mismo un hombre caído (nosotros) con sus capacidades atrofiadas, que, un hombre sin pecado y en santidad con todas sus funciones psicosomáticas, físicas y espirituales al máximo, como era el caso en Edén antes de la caída, ni es lo mismo, un mundo maldito por el pecado y caída, que un mundo donde la armonía era tal, que el hombre tenía una relación con Dios sin obstáculo alguno, en la cual hablaban cara a cara. Después de la caída, fue imposible este tipo de relación con el Creador, debido a la santidad del mismo, es decir, si un ser humano pecador, ve a Dios, muere fulminado, pero, por medio de Jesús Nuestro Redentor, el cual nos reconcilió con Dios por medio de su muerte a los que creemos en su nombre, tenemos acceso espiritual al trono de la gracia, y podemos relacionarnos con Dios por medio de su Espíritu Santo que es la arras de nuestra herencia, hasta que seamos transformados a un cuerpo glorificado (el rapto) y podamos relacionarnos con nuestro Dios y Rey, cara a cara otra vez.

En fin, digamos que es una cuestión de fe, pero, para lo que si no necesitamos de tanta fe para aceptar, es que hasta hoy en dia estamos lidiando con los efectos nefastos de la caida del hombre y "entrada del pecado al planeta", a saber: una conciencia de vacío, una sed, ansiedad, stress, insatisfacción y hambre espiritual que ni todo el oro del mundo pueden saciar, una memoria colectiva intrínseca en nuestra alma que nos lleva a recordar lejanamente haber perdido un lugar paradisiaco en el que en otrora vivíamos, una tierra actual que nos resulta deslumbrante y llena de bellezas, pero donde no podemos disfrutar la paz, donde reina la injusticia, los espinos y cardos, la guerra, la envidia, la maldad, el egoísmo, el dolor, el llanto, la tristeza, los criminales, las drogas, el sexo desenfrenado, la explotación, las enfermedades, los desastres naturales, la pobreza, el hambre, y la muerte.

Sino estas muy convencido que, el mundo en el que vivimos está maldito y regido por una fuerza satánica, por espíritus malignos e inclinado al mal,  y te auto-engañas creyendo que vives en el paraíso, mira fría y objetivamente  a tu alrededor y dime ¿que ves?, te ayudo, ves un mundo convulsionado que se deshace a pedazos ante nuestros ojos, una sociedad con valores y principios en franco deterioro, donde los hombres quieren ser mujeres, y las mujeres quieren ser hombres, ves una juventud sin ideales entregada a los vicios y placeres pasajeros, ves el espíritu de violencia que campea en México, Colombia, El Salvador, Caracas Venezuela, Iraq, Afganistán, en el Norte de África (Libia y Egipto), en todo el mundo árabe, en África subsahariana, en el medio oriente (Israel), etc.

Ves un planeta siendo devastado por la avaricia del hombre, un planeta contaminado y enfermo, un planeta que furiosamente nos pasa la factura de nuestros abusos, por medio de tsunamis y terremotos, como hemos evidenciado recientemente en Japón, Chile y Haití, y todo esto es principio de dolores, porque la tierra como dice la profecía ya gime con dolores de parto; hasta los no creyentes en las profecías bíblicas, concuerdan en que hemos llevado al planeta a sus limites y que el cambio climático y calentamiento global, están a punto de golpear con fuerza al planeta y por ende a sus habitantes.

Dime que ves, además de guerras y rumores de guerra, de nación contra nación y reino contra reino, de hijos contra padres y padres contra hijos, de pestes, hambre y enfermedades, de jóvenes menores de edad violentos y asesinos en todos nuestros países como si fuera un virus, una plaga que infecta a todo el mundo, donde los sicarios de los carteles de la droga, los psicópatas que disparan y asesinan en las escuelas, los pandilleros de las maras, son es su mayoría menores de edad. 

Que ves además de un ataque a los cimientos de la familia, donde los padres pasan más tiempo esclavizados con el trabajo para mantener el estatus de vida consumista, que con sus hijos,  convirtiéndose dichos padres en presas del stress, de los fármacos antidepresivos, del alcohol, drogas, sexo extramarital,  y de la ansiedad, situación que los lleva a la frustración, y al divorcio,  acabando con su hogares y con sus hijos, los cuales se pierden en el mar de pecado, vicios, desesperanza y locura que anega a la humanidad.

Hemos rechazado a Dios, ignorado su palabra y despreciado su regalo de vida eterna por medio de Jesús; hemos decidido seguir por nuestro propio camino que nos parece derecho, pero su fin es camino de muerte, y después de cosechar lo que sembramos, todavía nos atrevemos a culpar a Dios y a cuestionar su amor, preguntándonos neciamente, ¿por qué si existe Dios, pasan tantas cosas malas en el mundo?, ¿si Dios es amor, por qué permite todo este mal que vemos en la tierra?, cuando mas bien deberíamos preguntarnos, ¿por qué, si Dios nos ofrece todo su amor y el bien por medio de su Hijo Jesús, de manera que podamos vivir en el paraíso y en su reino de paz que él establecerá pronto en la tierra, preferimos rechazarlo y seguir al diablo que es la fuente del caos, terror, guerras, injusticias, destrucción y muerte, en la tierra?

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 
3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 
3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 
3:20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 
3:21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

Juan 10:7 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.
10:8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. 
10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. 
10:10 El ladrón (Satanás)
no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 
10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

En cuanto a Dios, él está sentado en su trono alto y sublime y toda la creación le adora, él no está nervioso por nuestra falta de fe; nosotros en la inmensa creación de Dios pletórica de ángeles, querubines, arcángeles, seres vivientes,  y serafines, tan solo somos como la flor del campo que hoy está y mañana se seca, que pasó el viento rápidamente y dejó de ser, mas Dios, nunca dejará de ser, el cielo y la tierra pasarán, pero sus palabras no pasarán, secase la hierba y marchitase la flor, mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

Dios no está preocupado ni temblando por nuestras interpretaciones fuera de contexto de su palabra, ni por las teorías de los científicos, ni anda preguntándose si entenderemos como eran los tiempos antiguos y su diferencia con los tiempos actuales, ni anda esgrimiendo argumentos para demostrar su existencia, la misma en un hecho irrefutable, porque Dios es el dador de la vida, El Creador, el Gran Yo Soy; el hecho de que tu existas, es prueba más que suficiente de que hay un Creador, y cuando Dios quiere, te corta de la tierra de los vivientes, porque él es el Señor y dueño de todo el universo, el que da la vida y el que la quita, de modo que, no hay excusas para ningún ser humano, tarde o temprano Dios nos llamará a capitulo y tendremos que rendir cuentas, si aceptaste a Jesús como tu Salvador y Señor, eres bienaventurado, si lo rechazaste, serás condenado por la eternidad.

Sobre este particular, es necesario resaltar que, el mundo está a punto de experimentar un cambio de los tiempos. El que vive por los siglos de los siglos, El Rey de Reyes y Señor de Señores,  ha de venir otra vez a la tierra, la venida de Jesús está a la puerta. Por tanto, debes tomar una decisión.

Es decisión tuya si le creerás a Dios o a la serpiente antigua (Satanás) que quiere nublar tu entendimiento para que te pierdas con él y sus ángeles caídos cuya suerte ya está echada, por la eternidad.

Nuestros primeros padres también fueron probados y escogieron mal, habían dos árboles diferentes del resto en el huerto, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y el mal, uno les fue prohibido porque representaba la muerte, y el otro que era árbol de vida, no les fue prohibido, y de haberlo comido, la prueba de obediencia tocante al árbol de la ciencia del bien y el mal, la hubieran pasado y por consecuencia hubiera finalizado, pero, escogieron el árbol de la muerte con las consecuencia que estamos sufriendo hasta el dia de hoy.

Ahora te toca a ti, Dios pone delante de ti antes de su próxima venida, o antes de que te sorprenda la muerte, la misma decisión, Jesús el árbol de vida, o Satanás el árbol de la muerte, ¿a quién le creerás?, ¿a quién escogerás?. Dios dijo en Edén, no comas de ese árbol porque ciertamente morirás, la serpiente antigua dijo, mentira, no morirás, es envidia de Dios que no quiere que seas como él, sabiendo el bien y el mal, y cayeron nuestros padres en su trampa. 

La humanidad hoy en dia sigue siendo engañada por este ángel maligno, y andan en busca de su propia sabiduría cuya verdadera fuente es el mal, buscan independizarse del Dios Creador y constituirse en sus propios dioses como les prometió Satanás, “seréis como dioses”, y esa agenda no es nueva, el mismo Satanás les prometió esa libertad de ser como dioses a la tercera parte de los ángeles que cayeron con él cuando intentó locamente auto-proclamarse dios.

En fin, nadie podrá decidir por ti, tú eres un ser humano individual con conciencia propia, con voluntad y libre albedrio, por tanto, debes decidir por: Jesús o Satanás, no hay término medio con Dios, y, dependiendo de lo que decidas, tendrás que afrontar por la eternidad las consecuencias de tu elección, para bien o para mal; nadie en esta tierra está exento de tomar una decisión por la vida eterna Jesús, o por las muerte eterna que te ofrece el maligno si niegas a Dios y rechazas a su Hijo Unigénito Jesucristo de Nazaret, el cual pagó el precio de tu redención en la cruz con su sangre preciosa e inmarcesible. Apresurate, que queda poco tiempo.

Juan 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 
11:26 
Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Deuteronomio 30:11 Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos. 
30:12 No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? 
30:13 Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos? 
30:14 Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.
30:15 Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal.

Jeremías 21:8 Y a este pueblo dirás: Así ha dicho Jehová: He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte.

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Lucas 23:42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 23:43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

2da. a los Corintios

6:1 Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios.
6:2 Porque dice:
En tiempo aceptable te he oído, 
Y en día de salvación te he socorrido. 
He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.
Isaías: 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.
55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. 
55:8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 
55:9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.
55:10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come,
55:11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.
 

Vive YHWH para siempre.
Erick Simpson Aguilera

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada